Seleccionar página

Google está sacando provecho de cada accidente en el que se ve envuelto uno de sus coches autónomos. Superando ya la decena de incidentes con un coche autónomo de Google implicado, los responsables se sirven de estos para demostrar cómo la tecnología ya ha superado al ser humano en tanto a la seguridad durante la conducción. En todos y cada uno de los accidentes que han ocurrido, la culpa siempre fue del factor humano, lo cual nos invita a reflexionar sobre la realidad de la tecnología. Google no tiene dudas, afirmando de forma categórica que su tecnología es mucho más capaz de evitar un accidente que un ser humano bien entrenado.